Un paquete de masa brisa refrigerada
Un Calabacín
Dos Puerros
250 g de Espinacas
200 g de Queso Feta
4 Huevos
200 ml. Nata líquida
Sal y Pimienta

Cortamos los puerros y el calabacín en juliana fina, los doramos en una sartén con un poco de aceite y reservamos.
A continuación salteamos las espinacas ligeramente con un par de gotas de aceite.
Batimos los huevos, añadimos la nata, el calabacín, el puerro y las espinacas, salpimentamos y mezclamos bien.
Precalentamos el horno a 180º y en un molde bajo colocamos la masa brisa. Cortamos el queso feta en dados (este queso es bastante fuerte, si lo preferís podéis sustituirlo por cualquier otro a vuestro gusto) y los repartimos en la base de la masa, rellenamos con la mezcla anterior y al horno durante 15 minutos.