El PIMIENTO DE FRESNO-BENAVENTE es un ecotipo local especialmente adaptado a la zona de producción y diferente a otros. Es un pimiento grande, rojo y de sabor dulce, poco amargo y no picante.

El de Fresno-Benavente es un pimiento que ha desarrollado una reputación a lo largo de los tiempos. Quizás por proceder de una zona tan delimitada con tradición de cuidar los procesos de cultivo y recolección y también por los procedimientos de control y certificación a los que se somete toda la producción.

El “Pimiento morrón de Fresno de la Vega” y el “Pimiento de Benavente” aparecen en el catálogo de frutas y hortalizas de la sección castellano-leonesa de la iniciativa europea “Culinary Heritage” (Patrimonio Gastronómico), constituida para fomentar los productos locales y la cocina tradicional, proyecto financiado parcialmente por la Comisión Europea.

La reputación actual viene avalada por la repercusión que tienen, tanto las Ferias del Pimiento, que se celebran anualmente el último fin de semana de septiembre, en Fresno de la Vega y en Benavente – y que están incluidas en el calendario ferial oficial de Castilla y León-, como la Cofradía del Pimiento de Fresno.

Características Morfológicas

  • Forma del fruto: Rectangular cercana a cuadrada, más alto que ancho.
  • Anchura mínima: 10 centímetros
  • Color del fruto: Rojo
  • Forma del ápice: Muy deprimido
  • Espesor de la carne: Superior a 8 milímetros
  • Número de lóculos: 3, 4 ó 5

Características Organolépticas:

Al corte se aprecia carne gruesa, de color rojo. En boca se aprecia una elevada jugosidad y piel poco dura. Su sabor es de dulzor medio, poco amargo y no picante. Tras la masticación e ingestión quedan pocos restos de piel en el interior de la boca.