En nuestro afán por buscar recetas que no resulten complicadas, pero que dejen una gran regusto en nuestro paladar, os traemos esta, muy sencilla y rápida de preparar, y con tan solo tres ingredientes principales:

Tomates
Patatas
Una cuña de queso
Aceitunas negras
Orégano

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas. A continuación cortamos el tomate en rodajas.
Ponemos las patatas en la bandeja del horno con un poco de aceite de oliva y sal, y horneamos a 250º durante 10 minutos, y las sacamos.
Añadimos las rodajas de tomate, cubrimos con el queso, y volvemos a meter en el horno durante 5 minutos.
Para servirlo, colocamos en un plato y acompañamos con las aceitunas negras en rodajas, y también podemos espolvorearlo con un poco de orégano, o si lo preferís con cualquier otra especia.