Hoy en día consumimos muchos platos preparados o precocinados, principalmente por falta de tiempo. Con esta receta tan sencilla de tomate y mozzarella ninguna excusa bastará, ya que no se tarda en preparar ni cinco minutos, un plato fresquito y rápido para el verano.

Las ensaladas nos ofrecen una cantidad ilimitada de posibilidades, pudiendo combinar elementos de casi cualquier tipo con el menor de los esfuerzos. Iniciar nuestras comidas con este plato nos ayuda a saciarnos y a llevar un mayor control sobre el volumen de ingesta de comida, además, aportan a nuestro organismo multitud de vitaminas (A, b, C y K) , fibra, minerales (hierro, calcio, magnesio y potasio) y antioxidantes.

Ingredientes

Tan solo necesitarás estos ingredientes: (Cantidades para 2 personas aprox.)

  • 3 – 4 tomates.
  • 2 bolas de mozzarella fresca.
  • Unas hojas de albahaca fresca.
  • Olivas negras (opcional).
  • Aceite de oliva virgen extra, pimienta recién molida y sal.

Preparación

  1. Lava los tomates y córtalos en rodajas, ni muy gruesas ni muy finas.
  2. Saca la mozzarella del envase y escúrrela bien. Córtala en rodajas, similar al tomate.
  3. Coloca en un plato el tomate y la mozzarella al gusto.
  4. Esparce por encima algunas hojas de albahaca y opcionalmente unas olivas negras.
  5. Sazona con el aceite de oliva virgen extra, pimienta y sal al gusto.

 

Se trata de una ensalada que se prepara y sirve al momento, ya que si pasa demasiado tiempo se podría quedar aguada con los jugos  que sueltan el tomate y la mozzarella. Si te apetece innovar puedes modificar la receta a tu gusto, cambiando el tomate normal por tomates cherry o la mozzarella entera por un formato en perlas pequeñas. También se podría intercambiar la albahaca por orégano u otra planta aromática. Te recomendamos que incluyas al menos una ensalada cada día en tus planes de alimentación y que la consumas inmediatamente tras prepararla, para evitar que pierda algún beneficio a causa de la oxidación o que se estropee.