El Bierzo es una comarca ligada a la viticultura desde muy antiguo. No en vano cuenta con el sello Denominación de Origen que acredita la calidad de sus caldos. Siendo la variedad Mencía la más afamada y de mayor producción, son varias las zonas donde se cultiva.

Villafranca del Bierzo es una localidad vinícola por excelencia. Su relación con el vino siempre ha sido muy estrecha, y en sus límites encontramos importantes plantaciones y bodegas bercianas. En esta zona surgió la primera bodega que embotelló vino en la comarca, propiciando el despegue económico de este sector que hoy en día tan buenos frutos está dando a la comarca entera.

Para muchos no cabe sino calificar a Villafranca como la capital del vino del Bierzo. Sea como fuere, lo cierto es que su contribución ha sido, es y será de vital importancia para el desarrollo vinícola del Bierzo.