Los auténticos pimientos de Padrón gallegos son de Herbón, representan una de las más clásicas tapas gallegas y están tan buenos que se comen como entrante, más que como acompañamiento. Pero la mejor parte sin duda de comer pimientos de Padrón es no saber cuál te va a picar ya que, hasta que no los tienes en la boca, es casi imposible distinguirlos.

Lo curioso es que aunque en su origen americano todos picaban rabiosamente, al cultivarlos en frías tierras Gallegas, esto cambió y sólo uno de cada diez pimientos de Padrón es susceptible de ser picante, mientras que el resto pueden ser  tan suaves como cualquier pimiento verde.

pimientos de Padrón

¿Por qué pican los pimientos de Padrón?

Se debe a una sustancia llamada “Capsicina”, la misma planta produce una sustancia para evitar que los animales se coman sus frutos acabando con las semillas. Parece que los pimientos que menos agua reciben y más tiempo les da el sol son los que más pican, tal vez por eso en Agosto es cuando hay más pimientos de Padrón picantes.

Un buen consejo es morder la punta primero, antes de llevarse a la boca el pimiento entero y que sea demasiado tarde. Y si toca el que pica, no hay que pasarlo nunca con agua ya que así sólo se esparce el picante por la lengua, mejor con un poco de pan que ayuda a absorber el picante. Aunque si eres de los que disfruta con el picante, podrás hacerlo como los gallegos más atrevidos que los comen de dos en dos.

Fuente : http://www.carballeira.com/pimientos-de-padron-unos-pican-y-otros-no/