El interés por el Rey de nuestra gastronomía sigue creciendo año tras año, en un festival del Botillo que congregó a más de 1.200 personas en Bembibre.

Fue en el año 1973, y a raíz de un reportaje publicado en la Revista de la Casa de León sobre la importante trascendencia social que tuvo la conmemoración del XXV aniversario de la “Fiesta del Botillo de Madrid”, cuando el equipo de gobierno se plantease organizar un certamen culinario de las mismas características.

Este año, la gran fiesta del Botillo contaba como mantenedor al consejero de Fomento Suárez Quiñones, que habló del preciado embutido como un “símbolo” de nuestra historia. En los discursos de la noche, también se aprovechó para reivindicar dos de las variantes del Camino de Santiago: el Camino Olvidado y la Ruta del Manzanal; uno de los temas centrales de la Semana Cultural del Botillo.

El ingrediente musical

Antes de las presentaciones, se pudo escuchar al Dúo Verdi, integrado por la soprano Julieta González Martín-Mateos y el pianista Manuel Alejandre Prada. Aunque la actuación más esperada fue, sin duda, la de Bertín Osborne. el cantante y presentador andaluz atrajo a muchos curiosos al Pabellón Deportivo Municipal Manuel Marqués “Patarita”.