1 plancha de hojaldre
1 Huevo
200 g de fresas
Yogur cremoso al gusto

Con unos aros de moldear, cortamos (con el aro más grande) 8 círculos iguales y colocamos 4 sobre papel de hornear. Pinchamos con un tenedor y pintamos los bordes con huevo batido.
En los 4 círculos de hojaldre que nos quedan, marcamos un círculo en su interior con el aro pequeño. Nos deshacemos del círculos central y los bordes los colocamos sobre las masas que teníamos reservadas sobre el papel de hornear.
Cortamos 4 círculos de papel de hornear con el aro pequeño, y los ponemos sobre la parte central de las tartaletas y rellenamos con peso (bolas de cerámica para hornear o legumbres)
Metemos las tartaletas 15 minutos en la nevera, y cuando las saquemos, pintamos con huevo los marcos.
Horneamos, con el horno precalentado a 200ºC, durante 15 minutos.
Pasado ese tiempo, sacamos las tartaletas y quitamos el relleno que hayamos utilizado, y el papel de hornear sobrante.
Volvemos a introducir las tartaletas en el horno a 180ºC durante 10 minutos más. Luego, las dejamos enfriar sobre una rejilla.
Para el relleno, podemos hacer una crema de fresa casera, pero si no queremos complicarnos más, podemos untar el centro con un poco de yogur cremoso al gusto, y adornar con unas fresas. Está riquísimo.