Se acerca San Valentín y ¡qué mejor forma de celebrarlo que con un delicioso postre! Aquí os dejamos una receta sencilla que conquistará vuestros corazones.

Ingredientes:

– Para la base: 12 galletas tipo María tostada, para la base y 100 gr. mantequilla a temperatura ambiente

– Para el relleno: 250 gr. nata líquida, 100 gr. azúcar, 4 hojas gelatina, 500 gr. queso untar

– Para la cobertura: mermelada de arándanos o frambuesa

Elaboración:

En primer lugar trituramos las galletas y añadimos la mantequilla fundida. Mezclamos hasta conseguir una masa  homogénea que utilizaremos como fondo o base de nuestra tarta. Utilizamos un molde hondo. Dejamos enfriar en la nevera durante 20 minutos.

A continuación hidratamos la gelatina sumergiéndola en un bol con agua tibia. A parte, en un caso ponemos a calentar la nata a fuego lenta, incorporamos el azúcar y mezclamos. Añadimos el queso de untar y las obleas (hay que escurrirles el agua antes de incorporarlas). Removemos hasta conseguir una mezcla homogénea, sin llegar a hervir.

Con cuidado, añadimos la mezcla sobre el fondo de galleta y dejamos enfriar varias horas, al menos entre 6-8 horas. Finalizamos la tarta cuando ya está fría y bien cuajada. Desmoldamos y ponemos por encima una cobertura de mermelada.

Conservamos en la nevera hasta el momento de su degustación.

 

Consejo: podéis utilizar un molde con la forma deseada, para la ocasión hemos elegido uno con forma de corazón.

Foto: fuente