Avanza la primavera y en la mayoría de los pueblos del Bierzo ya tienen sembradas las patatas que recogerán cuando la planta esté vencida, allá por el mes de agosto. Antes de la siembra, previamente habrán preparado la tierra, rompiendo los terrones y abonando.

Las patatas de siembran de forma manual. En primer lugar hay que hacer un suco en cuyo fondo iremos colocando un trozo de patata aproximadamente cada 30 cm. Después hay que tapar los trozos de patata haciendo un nuevo suco. Cada trozo de patata dará lugar a una planta nueva en cuyo pie de la patata se desarrollarán las patatas nuevas.

En el Bierzo hay una excelente calidad de patatas, bien de secano o de regadío. En este alimento el tamaño no es lo más importante, ya que las patatas pequeñas y “terciadas” suelen ser más sabrosas que las grandes.