Os presentamos una de las rutas más conocidas y bonitas del Bierzo. La Ruta de las Fuentes Medicinales.

Es una ruta circular y su fama es completamente merecida, es muy entretenida y cuenta con una gran belleza. Se suele decir que es una ruta completa, ya que lo tiene de todo, desde subidas, paseos agradables, ríos, cascadas, fuentes, vistas, una bajada un poco aventurera y, por si eso no fuera suficiente, el agua de sus fuentes tiene poderes curativos, según la tradición. No es una ruta saturada de gente, lo que se agradece porque podrás sentirte en plena naturaleza.

La ruta comienza en Noceda del Bierzo, León. El inicio está muy cerca de la iglesia, donde se puede ver un cartel explicativo de la ruta, con un mapa en el que se señalizan cada una de las fuentes. Esta ruta está muy bien señalizada en todo momento. Pronto os encontraréis rodeados de castaños, pero si miramos hacia atrás, se podrá disfrutar de unas vistas maravillosas. En poco tiempo llegaréis a la primera fuente, la Fuente de Juan Álvarez, cuyo agua es potable, aunque caracterizada por no tener ninguna propiedad minero-medicinal. Se continúa andando por un camino rodeado de robles y abedules, paralelo al arroyo y que lo cruza en varias ocasiones. El río Noceda cuenta con numerosos saltos de agua.

El siguiente punto señalizado se desvía hacia la Fuente del Azufre, caracterizada por un color rojizo por su agua bicarbonatada mixta. Se dice que quien bebe esta agua, acaba recuperando el apetito. Junto a esta fuente se encuentra una bonita cascada.

Continuando por la ruta se encuentra, enseguida, la Fuente de la Salud, también conocida como Manantial de la Doncella. Se necesitará coger fuerzas en las fuentes porque hay una buena subida, de unos 2 km, a través de una pista forestal hasta la Peña del Gualta, también conocida como el Mirador del Gualta. Durante este camino, se puede disfrutar de unas vistas preciosas.

Ruta de las Fuentes Medicinales

Ruta de las Fuentes Medicinales

Desde Cocina del Bierzo os animamos a realizar esta ruta.