Si no tienes claro con qué vino despedirás el año, aquí van algunas ideas:

Tinto y cava

Las copiosas cenas de Nochevieja permiten aventurarse a escoger un vino tinto con personalidad suficiente para sobrellevar todo lo que esté al alcance. Y para empezar año como se merece, un brindis con un cava fresco y aromático.

Tinto y champagne internacionales

Ya sea porque quieres darle un toque original o sorprender a alguien, siempre puedes apostar por vinos internacionales. Los caldos argentinos tienen algo que los hace únicos y su potencia permite ligar con todas las elaboraciones típicas de la cena de fin de año. Después, nada aporta más glamour que una copa de champagne en un momento memorable como la entrada de año.

Blanco, tinto y cava

Para los paladares más exigentes proponemos para los clásicos entrantes, un blanco ligero y afrutado puede ser la solución. Con el plato principal, la untuosidad de un vino tinto. Y para finalizar, un cava dulce y diseñado para postres, aportará la ligereza para acabar bien el año.

Fuente: www.clubcuvee.com