Aunque el puerro se considera una verdura invernal, se puede encontrar en el mercado durante todo el año. Pertenece a la familia botánica de las liliáceas, con hojas grandes y planas, y a diferencia de la cebolla, su bulbo es alargado.

Como muchos productos de la zona, su origen es asiático, y por lo que se cuenta, muy apreciado en el antiguo Egipto. De hecho, se han encontrado dibujos en el interior de algunas pirámides. También hacían bueno uso del puerro los griegos y los romanos.

Propiedades

El puerro contiene hidratos de carbono, es bajo en proteínas y rico en fibra. Entre sus minerales sobresalen el potasio, el calcio, el fósforo y el magnesio. En menor medida encontramos hierro, selenio, manganeso y silicio.

Si hablamos de vitaminas, cuenta con un gran contenido de vitamina C y E, así como vitaminas del grupo B.

Beneficios

  • Es bueno contra las enfermedades y problemas respiratorios
  • Ayuda a las articulaciones inflamadas.
  • Por sus cualidades diuréticas, ayuda a disminuir la tensión arterial elevada.
  • Previene la formación de varices y otros trastornos venosos.
  • Ayuda a combatir la presencia de hongos y bacterias y estimula el tránsito intestinal.
  • Puede consumirse durante el embarazo pues contribuye al correcto desarrollo fetal.

En la cocina

Su uso es similar al de la cebolla y el ajo, armoniza sabores sin ocultarlos, y se acomoda muy bien a cualquier tipo de plato. Además, tiene una textura singular que desprende un aroma que estimula rápidamente el apetito.