Ingredientes:

  • 150g de harina
  • 75g de manteca de cerdo
  • 75g de azúcar glass
  • 50g de almendra molida
  • ½  cucharadita de zumo de limón
  • ralladura de medio limón

PASO 1:

Precalentamos el horno a 130ºC, con calor arriba y abajo y, colocando la harina sobre la bandeja forrada la tostamos durante unos 20-30 minutos, moviéndola de vez en cuando para evitar que se queme. Una vez veamos que ha cogido un color tostado sacamos la bandeja del horno y esperamos que se enfríe.

PASO 2:

Mezclamos la harina con la almendra, el azúcar, la manteca ablandada, media cucharadita de limón y la ralladura de limón, y amasamos bien hasta que están integrados los ingredientes. Metemos la masa en una bolsa de congelar, y seguimos amasando con la bolsa hasta que quede todo bien integrado.

PASO 3:

Una vez se han integrado bien los ingredientes metemos la bolsa en la nevera 30 minutos, de esta forma la masa se endurecerá ligeramente.

Sacamos la masa de la bolsa y sobre una superficie enharinada la aplastamos hasta que tenga el grosor deseado. Utilizamos un cortador de galletas con la forma deseada intentando que no se rompa la masa. Ponemos en una bandeja de horno con papel encerado y metemos en la nevera durante 30 minutos.

PASO 4:

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y metemos los polvorones durante unos 20 minutos (depende del horno) hasta que estén tostados. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Espolvoreamos con azúcar glass. Los envolvemos con papel de seda individualmente.

Receta: www.pequerecetas.com