Las peras al vino son un postre rico y fácil de preparar, y muy conocido en España. Sin embargo, al parecer, tiene su origen en Francia.

Se dice que esta receta ya tenía presencia en los banquetes medievales, aunque su constancia, como todo cuando hablamos de tiempos tan lejanos, no está del todo probada. Lo que sí parece cierto, es que a nuestros vecinos franceses les gusta utilizar la pera, una fruta muy agradecida a la hora de elaborar diversas recetas, en sus elaboraciones más dulzonas. De hecho, un clásico de la repostería francesa es el famoso Tatín de peras.

Las peras al vino, es una receta apta para cualquier época del año, pues este es un fruto muy fácil encontrar. Aunque, como no podía de ser de otra forma, nosotros preferimos elaborarla con nuestra Pera Conferencia del Bierzo.

Aunque estemos en primavera y nos apetezcan otro tipo de postres, nosotros queremos  decantarnos por dos productos tan nuestros (la pera y el vino) y que además, como ya hemos dicho, resulten tan verstálies. Esta receta no solo es muy sencilla de preparar, sino que es particularmente deliciosa por la mezcla de sabores.

Ingredientes

Pelamos las peras cuidadosamente para que conserven su forma, sin quitarle los rabos. En una olla pequeña (donde las peras entren justas) añadir el vino y el azúcar, calentar y remover hasta que se disuelva el azúcar.

A continuación incorporar las peras y cocer a fuego lento hasta que estén tiernas y se haya evaporado parte del vino hasta quedar a punto de almíbar denso. Después dejamos enfriar.

A la hora de servirlas, ya lo dejamos al gusto, podéis filetearlas y añadir un poco de mermelada, o prestarlas enteras.