La Tebaida Berciana

En las laderas de los montes Aquilianos se desarrolla a partir del siglo VII la historia monacal del Bierzo.

El río Oza nace en los montes Aquilianos para desembocar en el Sil y en su paso por el valle ha excavado vertiginosamente el terreno devolviéndonos un aspecto exuberante y salvaje.

Comenzamos nuestra ruta en San Estaban observando su iglesia parroquial y el puente romano. Continuamos hasta Valdefrancos y pasamos junto a su puente con un arco de medio punto que nos lleva hasta su antigua iglesia parroquial. En San Clemente hacemos parada para conocer su iglesia, con una portada barroca y con un crucifijo medieval labrado en piedra. En Montes, San Fructuoso fundó en el VII el monasterio rupianense. San Genadio junto con sus compañeros, los restaurará a finales del IX. Las casas del pueblo se encuentran encaramadas en la ladera con sus corredores de madera. La ermita de San Cruz, del siglo VII, se haya e la entrada del pueblo.

Desandamos nuestros pasaos para acercarnos a Peñalba, declarada conjunto Histórico Artístico Nacional, y uno de los Pueblos Más Bonito de España. La iglesia, joya mozárabe, albergó en su interior importantes obras de orfebrería que hoy han desaparecido: la cruz Votiva donada por Ramiro II y el cáliz del abad Pelagio conservada en el Louvre. A poca distancia del pueblo en el valle del Silencio, nos encontramos con la cueva de San Genadio. Lugar donde se retraba algunas temporada el eremita San Genadio tras su renuncia al obispado de Astorga. Actualmente un altar acoge las plegarias y ofrendas de cuantos se acercan.

Gastronomía

El Bierzo cuenta con una tierra fértil y generosa que da lugar a diversos productos de gran calidad. Los pimiento de la huerta berciana, con el seño de Calidad I.G.P. son ampliamente comercializados y sirven de complemento para numerosos platos. El lacón con pimientos es un sencillo y sabrosos plato donde casan perfectamente ambos alimentos.