1 Kg de albaricoques
750 g de Azúcar blanca
50 ml de zumo de limón

– Lavamos bien los albaricoques.
– Retiramos el hueso y cortamos en trozos (No es necesario quitarles la piel)
– Ponemos los trozos en una olla y añadimos el azúcar.
– Incorporamos el zumo de limón y lo revolvemos todo bien.
– Cocinamos a fuego medio durante 10 minutos, removiendo constantemente con una cuchara de madera.
– Una vez cocinado, trituramos con la batidora.
– Con cuidado de no quemarnos, llenamos nuestros tarros de cristal (previamente esterilizados y secos)
– Cerramos herméticamente y los dejamos boca abajo durante unas dos o tres horas.