Los grelos, la tradición más gallega