En nuestra tierra gozamos de la suerte de tener un pimiento con Denominación de origen, así que por qué no hacer un repaso de las propiedades nutricionales y los beneficios que presenta esta hortaliza que tenemos tan a mano:

  1. Son ricos en licopeno, un pigmento con propiedades antioxidantes, que según demuestran varios estudios protege a las células del estrés oxidativo y previene el cáncer de próstata.
  2. Es bueno para las personas con anemia pues, gracias a su alto contenido en vitamina C, favorece la absorción del hierro de los alimentos en el tubo digestivo.
  3. Los pimientos rojos contienen vitamina B6 y magnesio que reducen la ansiedad y el insomnio. Además, la vitamina B6 es un diurético natural, por lo que contribuye a evitar la hipertensión.
  4. Por su contenido en betacarotenos, capsantina, quercitina y luteolina, los pimientos rojos previenen el colesterol “malo”.
  5. La luteolina también ayuda a reducir la inflamación relacionada con la edad en el cerebro y los déficits de memoria vinculados al envejecimiento.