Grosellas rojas

Descubre todas las propiedades de la grosella, un superalimento no muy conocido que ha llegado para quedarse. También conocida como agracejo, zarzaparrilla o corinto, la grosella es una baya ácida y carnosa del tamaño de un guisante que se va endulzando a medida que madura. El fruto proviene de un arbusto caducifolio perteneciente a la familia Grossulariaceae, conocido comúnmente como grosellero, originario de Europa Occidental.

Variedades

La maduración de la baya tiene lugar durante los meses de julio, agosto y septiembre. Se pueden consumir frescas o usarse como ingrediente en otros alimentos como mermeladas, zumos, postres o conservas. Las variedades más populares son:

  • Variedad negra, Ribes nigrum
  • Clase blanca, Ribes sativum
  • Variedad roja, Ribes rubrum

Propiedades

La grosella contribuye al cuidado de la salud, particularmente la variedad de la grosella negra. Ya que es conocida por contar con una gran cantidad de vitamina C (con tan solo tomar 40 bayas ya habríamos alcanzado la cantidad diaria recomendada de esta vitamina), además de tener propiedades antioxidantes, diuréticas y depurativas.

Otros de sus beneficios son:

  1. Protege los vasos sanguíneos.
  2. Previene los cálculos renales.
  3. Aumenta el apetito.
  4. Alivia los estados reumáticos al tener propiedades antiinflamatorias.
  5. Las infusiones y los jarabes alivian los dolores y las infecciones de garganta.
  6. Ayuda a prevenir la diabetes.

Mascarilla antiaging/rejuvenecedora

Esta pequeña fruta silvestre goza de unas propiedades antioxidantes que ayudan a neutralizar de una forma eficaz los radicales libres, los cuales a la larga terminan provocando la aparición de las indeseadas arrugas, por lo que cobra vital importancia el consumo de alimentos ricos en antioxidantes como las grosellas.

Te vamos a dar la receta para crear una mascarilla rejuvenecedora totalmente casera, ¡toma nota!. Necesitarás: dos cucharadas de zumo de grosella, una cucharada de yogur natural y otra de miel. Mézclalo todo bien y aplica en el rostro durante 20 minutos. Habrás conseguido los resultados de una mascarilla profesional sin gastar ni un solo céntimo y contribuyendo a la mejora del medioambiente, al ser 100% natural.