Del mismo modo que los higos, la brevas se dan en las higueras, y son el primer fruto del año que da este árbol, siendo el higo el segundo. Tendremos que pasar todo el invierno y parte de la primavera, hasta que volvamos a tener brevas, de ahí viene la expresión “de higos a brevas” cuando queremos describir un periodo de tiempo largo.

Sin embargo, no todas las higueras dan el mismo fruto, de hecho las hay que solo producen higos y otras que solo producen brevas, conocidas como higueras brevales, breberas o bacoreras.

Diferencias

Las brevas son algo más grandes que los higos pero menos dulces que estos. Su color es morado, la carne puede ir del blanco al rosado intenso. Por el contrario, y como ya decíamos, los higos son pequeños y muy dulces. Su color es verde y su carne va del blanco al rosado suave.

A pesar de que hablemos de ellos como frutas, lo cierto es que no lo son. Hablamos de infrutescencias, es decir, receptáculos carnosos que sirven de soporte a las flores. De ellas salen los verdaderos frutos que son lo que, popular y erróneamente, llamamos pepitas.

Propiedades

Las brevas estás compuestas por una gran cantidad de agua y son ricas en hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es elevado. Destaca su contenido en fibra (que mejora el tránsito intestinal) ácidos orgánicos, y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio.

En cuanto a otros nutrientes, las brevas contienen una cantidad moderada de provitamina A (antioxidante). También contiene potasio y magnesio.