Son muchos los sistemas de cultivo de la vid. Entre los más comunes encontramos:

Vid en emparrado:

Un sistema muy usado en las zonas atlánticas y que se compone de postes verticales y travesaños horizontales con entramado de alambres.

Vid en vaso:

Es el sistema tradicional de formación en España. El tronco crece sin apoyos, a baja altura y formado por tres o cuatro brazos.

Vid en cordón simple:

Para este sistema se cuenta con unos postes de granito u hormigón situados en los extremos de cada fila de cepas, sostenidos por un alambre único, que se engancha a la vegetación.

Vid en espaldera:

Este sistema es parecido al anterior, se diferencia en que el número de alambres es de dos o tres. El tronco debe tener una altura ligeramente inferior a la del alambre portor que sujetará los brazos.

Foto: bodegasadria.com