San Antón Laconero se celebra el 17 de enero y de siempre ha sido muy querido y venerado en el Bierzo, especialmente por los agricultores y pastores. La razón no es otra que se atribuye la propiedad de proteger al ganado, por ello es el patrón de los animales.

Antiguamente los pastores que perdían una res en el campo se encomendaban a este santo pidiéndole que le devolviera el animal sano. Existen multitud de refranes y oraciones muestra de dicha devoción.

 

Oh glorioso San Antonio

Santo bienaventurado

Aquí te vengo a pedir

Que nos guardes el ganado

 

Entre la gente mayor de los pueblos es fácil recoger testimonio de esta tradición no tan antigua. Incluso hay alguno que cuentan como una oveja atrapada por las fauces de un lobo recuperaba su libertad después de haberle pedido ayuda a San Antón.

 

La tradición de bendecir a los animales se remonta hasta la Edad Media, cuando los ganaderos se acercaban hasta las puertas de la iglesia con parte de su ganado para obtener la protección. Esta costumbre se mantuvo viva siglo tras siglo en tierras de Castilla y León. Actualmente se conserva parte de dicha tradición en el Bierzo. Así, cada 17 de enero son varias las personas que acuden con sus mascotas para bendecirlas y pedir su protección. Y son muchas las hogueras que en la víspera de San Antón iluminan la noche y congregan a los lugareños.

 

¿Conoces alguna anécdota relacionada con esta tradición?