El níspero proviene del nisperero, un árbol de hoja perenne de la familia de las rosáceas. Se trata de un fruto redondeado, de piel color naranja y pulpa amarillo-anaranjada; jugosa, compacta y de sabor aromático, algo ácido. No se debe confundir el níspero japonés con el níspero común o europeo, aunque popularmente ambos se conozcan como nísperos.

Considerado inicialmente un árbol ornamental, el níspero tiene su origen en China, de allí pasó a Japón y finalmente a Europa en el siglo XVIII. El níspero fue introducido en España por marinos mercantes hace más de dos mil años, y se extendió por todo el Levante y sudeste de la Península Ibérica.

Propiedades y beneficios

Al igual que la mayoría de frutas, el componente principal es el agua. Seguidamente, y como nutriente predominante, se encuentran los hidratos de carbono casi en su totalidad como azúcares simples (fructosa y glucosa). En general, el contenido vitamínico es bastante bajo, y destaca, aunque en cantidades muy discretas, la provitamina A o beta-caroteno y la tiamina. En cuanto a minerales, el níspero aporta cantidades apreciables de magnesio y calcio

Finalmente, el níspero es una fruta rica en fibra soluble, pectina principalmente, por lo que se recomienda su consumo en dietas para regular el tránsito intestinal.