Es primavera y es el momento de comer fresas, es ahora cuando están ricas. Elegir las fresas más rojas y que huelan a fresa, cuando están listas para consumir desprender un olor dulce. La parte de hoja y tallo no se debe quitar hasta que no se valla a comer, y lavarlas sin cortárselo, así mantendrá todo su sabor. Se conservan bien en el frigorífico, en un fuente llana sin amontonar y sin humedad, son unos frutos muy delicados.

 Ingredientes:

  1. 500 gr. de fresas
  2. 150 gr. de requesón
  3. 100 gr. de yogur líquido
  4. 4 galletas grandes integrales de avena
  5. 4 cucharaditas de cereales
  6. 100 gr. de azúcar
  7. 1 cucharada de vinagre balsámico

Preparación:

  • Quitarle las hojas a la fresas después de lavarlas y trocearlas en cuartos.
  • Ponerlas en un bol con la mitad de azúcar y el vinagre y dejarlas macerando una hora en la nevera.
  • En este tiempo preparar la crema de requesón: mezclar el yogur líquido y el resto del azúcar y batir hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Cuando las fresas ya estén maceradas, escurrir el líquido, y mezclar cuatro cucharadas del mismo con la crema de queso.
  • Reservar el resto.
  • Desmigar con las manos en grueso las galletas en otro bol, y echarles el resto del líquido de las fresas por encima.
  • Montar el postre en los vasos alternando capas de crema de queso, galleta y fresas, terminando con una de fresas.
  • Repartir los cereales por encima y servir.

Receta