El estofado de ternera a la jardinera es un guiso tradicional a base de carne magra de ternera, zanahorias, guisantes, cebolla, ajo y tomate, hecho a fuego lento para que quede muy tierna y sabrosa.

1 kg. carne magra de ternera
2 zanahorias grandes
1,5 cebollas grandes
1 tomate
2 dientes de ajo
1 copa vino tinto
100 g. guisantes
1 litro caldo de carne o pollo
2 hojas de laurel
canela molida
hierbas provenzales
aceite de oliva virgen extra
pimienta negra molida
sal

Lavamos y pelamos la zanahoria y el tomate, y los picamos en taquitos. También picamos la cebolla y el ajo en trocitos pequeños.

Cortamos la carne en trozos medianos, y secamos con papel absorbente la humedad de la carne.

Ponemos aceite a calentar en la olla a fuego fuerte y sellamos los trozos de ternera hasta que estén dorados por todos lados. Reservamos.

Bajamos el fuego y sofreímos los ajos picados hasta que empiecen a dorarse.

Agregamos la cebolla y la zanahoria picadas, añadimos sal y pimienta negra molida, y sofreímos unos 15 minutos con la olla tapada, removiendo de vez en cuando, hasta que estén bien pochadas.

Añadimos el tomate picado y sofreímos unos cinco minutos más con un poco más de sal y pimienta, y con una cucharada pequeña de azúcar. Con esto corregiremos la acidez del tomate.

Metemos la carne en la olla, incluidos los jugos que haya soltado en el plato, añadimos también las hojas de laurel y mezclamos con el sofrito.

Añadimos una copa de vino tinto y dejamos un minuto a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol.

Después agregamos unos 800 ml. de caldo de pollo y una pizca de canela, tapamos la olla, y dejamos cociendo a fuego lento durante una hora, vigilando de vez en cuando y removiendo.

Después de esa hora, incorporamos los guisantes, y si fuera necesario añadimos más caldo. Dejamos cociendo con la olla tapada hasta que la ternera esté muy tierna y la salsa reduzca.