A pesar del título del post de hoy, hay que decir que en realidad el espárrago blanco y el verde son prácticamente lo mismo. De hecho, de se trata de la misma planta, la única diferencia es que el espárrago blanco se recolecta antes de que el brote vea la superficie, por lo tanto esa coloración blanquecina se debe a la falta de contacto con el sol, mientras que el espárrago verde, se deja crecer y que genere clorofila.

¿Tienen las mismas propiedades?

Si o no. Los verdes, al haber estado en contacto con el sol, contienen muchos más nutrientes y minerales, pero aún así, ambos ofrecen propiedades muy similares:

  • Son bajos en calorías. Los espárragos apenas contienen grasas ni hidratos de carbono.
  • Contienen proteínas y fibra, que ayudan a prevenir o mejorar el estreñimiento y otras afecciones relacionadas con el tracto gastrointestinal.
  • Son antioxidantes. Contienen Vitamina E, uno de los principales antioxidantes naturales.
  • También son diuréticos, pues contienen una sustancia llamada asparragina que ayuda en el caso de padecer retención de líquidos o hipertensión asociada al sobrepeso.