Con la llegada del buen tiempo nos apetecen comidas más ligeras y frescas, y las ensaladas son una gran opción que además nos puede ahorrar mucho tiempo en la cocina. Sin embargo habrá quien piense que las ensaladas con aburridas que pasados unos días puedes cansarte de comer siempre lo mismo. Nada más lejos de la realidad; las ensaladas con un plato muy versátil que acepta casi cualquier alimento. Para preparar esta solo necesitas:

Canónigos
Arándanos
Un manojo de rábanos
Queso fresco de cabra
Especias para sazonar

Cómo veis no indicamos cantidad pues todo dependerá del número de comensales (¡o de los glotones que seáis!), así que solo nos queda pelar los rábanos y cortarlos en rodajas. Después cortamos el queso en taquitos, y los agregamos en una ensaladera con el resto de ingredientes. El aliño os lo dejamos al gusto; podéis echar un chorrito de aceite de oliva y vinagre o preparar una salsa vinagreta. También podéis sazonarla con las especias que más os gusten, y es que como veis, las ensaladas nos ofrecen un ¡sin fin de posibilidades!