El origen de esta ensalada hay quien se lo atribuye a Alex Cardini propietario del restaurante César’s Place. Otros dicen que realmente fue un invento del cocinero César Cardini. Fuera como fuera, lo que no nos cabe duda es de que ésta es una ensalada muy sencilla, versátil y deliciosa.

Para la ensalada:

  • Una lechuga romana.
  • Pan, preferiblemente del día anterior.
  • Media pechuga de pollo.

Para la salsa César:

  • 50 g de parmesano rallado.
  • 4 anchoas escurridas.
  • 1 huevo.
  • 1 chorrito de zumo de limón.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharadita de mostaza.
  • 1 cucharadita de salsa Perrins.
  • 100 ml de aceite de oliva suave o aceite de girasol.
  • Agua.
  • Sal y pimienta.

Mientras precalentamos el horno a 180ºC cortamos el pan en cuadraditos y extendemos sobre una bandeja forrada con papel vegetal. Metemos el pan en el horno y dejamos que se tueste, suele tardar unos 10 minutos o incluso algo menos.

En una sartén con una pizca de aceite, hacemos las pechugas de pollo, unos minutos por cada lado. Si queremos que la ensalada sea más contundente, otra opción es rebozar las pechugas pasándolas por huevo y pan rallado y freírlas en abundante aceite. Luego las cortamos en tiras y reservamos.

Para la salsa César echamos todos los ingredientes, excepto el queso, en el vaso de la batidora y batimos, sin mover la batidora, hasta que tenga una consistencia parecida a la de la mayonesa. Añadimos el queso y seguimos batiendo. Para aligerar la textura de la sala añadiremos un poco de agua, un par de cucharadas soperas sería suficiente, pero los mejor es ir probando.

En un plato colocamos la lechuga junto con los trocitos de pan y el pollo. Echamos la salsa al gusto, espolvoreamos un poco de parmesano y ¡listo!

Fuente: www.conextradequeso.com