Alguna vez os habéis preguntado ¿por qué la mayoría de las botellas de vino son de color verde? El principal factor es que éste color ayudar a proteger el vino de la luz de forma más eficaz, pero no es el único. El dinero también es influye, pues el vidrio de color verde es más barato, por lo tanto los costes de producción son menores. Además, el color de las botellas de vino también depende de cuestiones cómo la delicadeza del vino, a quién se lo quieres vender o cuanto te va a costar la producción.

Pero volvamos al tema de la protección contra la luz. Se ha demostrado, a lo largo del tiempo, que las botellas de color protegen y conservan mejor el vino. El vidrio transparente no filtra más que un pequeño porcentaje de luz. El color verde, por el contrario, es capaz de filtrar entre el 30% y el 60% de la radiación. Sin embargo el mejor color, sin lugar a dudas, es el ámbar, que atrapa casi el 90%.

Pero no solo su color es importante. Las botellas han de ser cuidadas para conservar el máximo tiempo posible el olor, el sabor y la textura. Los vinos son bebidas fermentadas que permanecen «vivas» y siguen variando con el tiempo.

Fuente: hipertextual.com