Camino real de invierno

“Muchas son las dificultados, mucho el cansancio acumulado, y aunque la meta está cercana, cualquier motivo que favorezca la comodidad es bien recibido.”

El camino de Invierno es una variante que parte desde Ponferrada, discurriendo a lo largo del cauce del río Sil, y evitando de esta manera la empinada subida al puerto de O Cebreiro, y sus nieves de inverno.

Al discurrir por la vega de un río, constituye la entrada natural a Galicia. Este itinerario ha sido muy utilizado a lo largo de la historia por diferentes pueblos. Así consta durante la presencia de los romanos en El Bierzo, postreramente las tropas napoleónicas lo usaron como camino de paso, y más recientemente para canalizar las vías del ferrocarril.

El verde paisaje, trufado de árboles frutales, vides, avellanos y almendros se trastoca en una explosión de tierra y montículos de tonalidades rojas y naranjas, recuerdo de las minas a cielo abierto donde los romanos extrajeron oro, y que hoy se ha convertido en un Parque Arqueológico Patrimonio dela Humanidad, Las Médulas. Todo ello mezclado con la mística imagen del Castillo de Cornatel, fortaleza inexpugnable envuelta en el halo de la leyenda templaria.

Comenzamos esta variante del camino en Toral de Merayo, a las faldas del Monte Pajariel, a la salida de Ponferrada. Villalibre, Priaranza y Santalla poblaciones albergadas en las fértiles vegas del río Sil, nos enfrentan al panóptico montañoso que nos envuelve, un deleite visual. Poco más allá, testigo inamovible del tiempo, el Castillo de Cornatel, como antesala de Villavieja, Borrenes y Las Médulas. Despidiendo este itinerario nos encontramos con la localidad de Puente Domingo Flórez y nos adentramos en Galicia, continuando así camino hacia Santiago de Compostela.