Hace 400 millones de años, Galicia estaba bajo las aguas del océano. En ese periodo comienza un periodo caracterizado por la gran glaciación provocada por la colocación del supercontinente de Gondwana en el polo sur de la tierra. Ello provoca un enfriamiento de gran parte del hemisferio sur terrestre. Los paisajes que incluyen lo que hoy sería El Bierzo son una plataforma submarina de este gran supercontinente, en su lento desplazamiento hacia el norte.

El pueblo de Ferradillo está asentado sobre la cara noreste de unos crestones rocosos dolomíticos que se conocen a nivel global y popular como las Peñas de Ferradillo. Estas peñas, que se elevan a modo de un enorme casco emergente sobre los terrenos silíceos circundantes, constituyen una isla mineral abrazada entre los ríos Sil y Cabrera, y son el único recuerdo que nos queda del borde costero marino del macrocontinente desfragmentado de Gondwana.

Foto: es.wikiloc.com