En los 20 kilómetros que separan San Facundo de Folgoso de la Ribera, el paseante se va a encontrar con un mundo de contrastes, en el que encontrará por primera vez con el mundo de la minería, una actividad que ha sido crucial en la historia de El Bierzo.

Desde San Facundo caminamos hasta San Andrés de las Puentes, último núcleo de población que nos encontraremos hasta llegar a Folgoso. Durante todo el recorrido se irán intercalando espectaculares sotos de castaños y jarales con antiguos lavaderos de carbón y los negros escoriales que los acompañan. Aunque prácticamente abandonada, la minería está todavía muy presente en las tradiciones de un pueblo que le debe al carbón gran parte de lo que es.

La meta de la etapa está en la localidad de Folgoso de la Ribera, nombre que etimológicamente significa “tierra de helechos y osos”, situada en la ribera del río Boeza. Unos 500 habitantes se enorgullecen de poder disfrutar de la iglesia de la Expectación, construida en el siglo XVI en honoro a la Expectación de Nuestra Señora y que posee un destacable retablo manierista. Folgoso se caracteriza igualmente por tener desde 1963 uno de los belenes artesanos más importantes de la zona, declarado Bien Turístico Provincial y que en época navideña se puede visitar.

Foto: es.senderators.com/