1 Yogur natural
1 medida yogur de aceite de oliva virgen sabor suave
2 medidas de yogur de azúcar
3 medidas de yogur de harina
3 Huevos
1 sobre de levadura
Ralladura de limón
300 g de cerezas frescas
1 copita de brandy

Lo primero deshuesamos las cerezas y las salteamos en una sartén con unas gotas de aceite y un chorrito de brandy. Reservamos.
En un bol, batimos los huevos con el azúcar, a continuación incorporamos el yogur y mezclamos.
Agregamos la harina tamizada con la levadura e integramos todos los ingredientes.
Luego añadimos, poco a poco, el aceite y la ralladura de limón.
Una vez obtengamos una masa homogénea, añadimos las cerezas salteadas y mezclamos.
Vertemos la mezcla en un molde engrasa o cubierto con papel de orno.
Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante 5 minutos. Transcurrido el tiempo, bajamos a 160ºC y dejamos cocinar 40 minutos más.
Para servir se puede añadir algún topping al gusto, como se muestra en la foto, o dejar tal cual. De cualquiera las maneras, estará riquísima.