La grosella pertenece a la familia de las Saxifragáceas, y es el fruto de las diferentes variedades de groselleros que crecen en zonas templadas y frías.

Al igual que las bayas, la grosella es un fruto que contiene vitamina C, vitamina A y otros antioxidantes. Cuenta también con importantes cantidades de flavanoides y antocianinas.

Beneficios

El consumo de grosellas tiene un efecto muy saludable para nuestra vista. Además, es interesante introducir este fruto en nuestra por los siguientes motivos:

  • Contrarestan la acción de los radicales libres por su alto contenido en vitamina A.
  • Contienen flavanoides y antocianinas, que mantienen los vasos sanguíneos en perfecto estado; fundamental para que las venas o arterias que llegan a los ojos no se obstruyan.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias

Introducir las grosellas en nuestra dieta, también ayuda a:

  • Mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, gracias a la fibra, hierro y minerales como el potasio o el calcio.
  • Calmar las infecciones urinarias.
  • Mejorar el sistema circulatorio, nervioso y muscular, gracias al potasio.
  • Ayudar a bajar o mantener nuestro peso.
  • Prevenir las infecciones respiratorias.
  • Cuidar de nuestra piel.

Las grosellas se pueden consumir al natural, así como formar parte de ricas recetas: postres, ensaladas, acompañamiento de carnes y también mermeladas, entre otros.