El pomelo es una fruta cítrica que pertenece a la familia de las rutáceas y que procede del árbol Citrus paradisi. No se conoce su procedencia, pero como en el resto de cítricos, se cree que puede venir de Asia.

Protege tu corazón

Consumir pomelos protege uno de nuestros órganos más importantes, el corazón, pues con tan solo comer uno al día se reducen los niveles de colesterol malo en un 15,5% y los triglicéridos en un 27%, según publicó el Journal of Agricultural and Food Chemistry. Cuanto más rojo es el color del pomelo, más beneficios, pues indica una mayor presencia de antioxidantes.

Mejora el aspecto de la piel

La dermatóloga Jessica Wu, de la ciudad de Los Ángeles, explica que el pomelo contiene vitamina C, por lo que ayuda a eliminar las manchas de la piel, al reducir el exceso de producción de pigmento.

Acelera el metabolismo

Los compuestos de esta fruta cítrica aumentan el metabolismo, es decir, aceleran la quema de grasa y la estabilización de azúcar en sangre y los niveles de insulina, aportando energía y haciendo que sientas menos hambre entre horas. Además, es un alimento natural, nutritivo y que nos aporta pocas calorías. ¡Perfecto para toda dieta!