Seguro que algunos habréis leído el titular con cierta perplejidad, pero lo cierto es que el cultivo de la aceituna en el Bierzo para la producción de aceite crece cada año con nuevas plantaciones de olivos, en un sector que, aunque incipiente, parece ir cobrando más y más importancia.

Vivimos en una zona con grandes posibilidades agrícolas, y esta inversión es buena muestra de ello. De hecho, una de las mayores plantaciones de la comarca se encuentra en Pieros y cuenta con una producción total de 2.200 olivos.

El olivo suele brotar a finales de mayo y primeros de junio, quedando fuera del ciclo normal de la comarca berciana, y se recolecta durante el mes de octubre. Los productores aseguran que la cosecha del año pasado ha sido muy buena, hasta el punto de llegar a calificarla como de «excepcional».