El otoño marca una nueva época en el Bierzo, cargado de sorpresas y de nuevos y espléndidos cromatismos en el campo. Los sotos de castaños se vuelven dorados y comienza la época de recogida de la castaña del Bierzo.

Este fruto, cada vez más apreciado, se recoge en diferentes zonas de la comarca: Médulas, valle del Oza, valle de Ancares, Fabero, Cubillos del Sil… En cada una la madurez del fruto marca el inicio de la recogida.

La castaña se recoge manualmente, aunque hoy en día se empiezan a utilizar medios mecánicos, cuando ya ha caído al suelo. Esto garantiza que el fruto está vencido y ha llegado su momento de recolección. En el Bierzo existen muchas variedades de castañas: pared, navia, rapona, de presa, marela, injerta, raigona… Dependiendo de las zonas y los castaños encontraremos unas u otras, pero todas ellas de excelente calidad y sabor.

 

La castaña del Bierzo ha sido reconocida por su calidad y peculiaridad, concediéndole el sello de Marca de Garantía. Bajo esta etiqueta se comercializan en el mercado en diferentes formatos: en fresco, peladas secas, harina de castaña, pasta de castaña y cocidas naturales.

Hablar de castañas nos hace evocar los magostos, los tambores y las castañas asadas en compañía de amigos y vecinos. Pero este fruto delicioso permite una elaboración más desarrollada, desde platos dulces a salados. Es sorprendente la infinidad de sabores y matices que nos pueden aportar en la cocina. En Cocina del Bierzo os iremos desvelando diferentes recetas elaboradas con castañas del Bierzo. ¡Estar atentos y disfrutar de la rica castaña del Bierzo!