Una de las alternativas más apetecibles para aguantar el calor del verano es acercarse a alguna de las numerosas playas fluviales existentes en El Bierzo, os presentamos  algunas de estas opciones:

  • Molinaseca, afluencia del río Meruelo. Hay aparcamiento para los coches y diferentes opciones de hostelería.

  • Vega de Espinareda, formado por el río Cúa y el río Ancares. En una parte de la playa se encuentra el puente romano en la otra parte, una pasarela de madera que hace más fácil y cómoda la comunicación entre las dos partes de la villa.
  • Igüeña, afluencia del río Boeza. Cuenta con un restaurante justo en la playa.
  • Cacabelos, formado por el río Cúa. Destacan sus grandes zonas de césped y zonas de sombra, además de la presencia de un parque justo enfrente.
  • Lago de Carucedo, formado por las aguas utilizadas para sacar y lavar el oro de la actividad minera del imperio romano. Dispone de una zona de baños, merendero y actividades deportivas y culturales.

  • Toral de los Vados, coge sus aguas del río Burbia. Destaca su gran aparcamiento, la presencia de vestuarios y la cafetería con baño público.
  • La Ribera de Folgoso, sus aguas procedentes del río Boeza. Destaca la amplia zona de césped y la zona de barbacoas.
  • Pantano de Bárcena, se pueden desarrollar actividades como la pesca o el piragüismo y cuenta con zonas de aparcamiento, barbacoas y mesas.
  • Villafranca del Bierzo, afluencia de los ríos Valcarce y Burbia. Cuenta con un pequeño aparcamiento y tiene varios bares en la playa.

  • Balboa, situada junto a las pallozas. Presencia de un parque infantil cerca de la zona de baño.
  • San Facundo, al lado de la playa existe un restaurante-bar que cuenta con una amplia terraza de verano.
  • Sobrado, sus aguas del río Selmo. Enfrente de la playa podemos encontrar un restaurante.
  • Trabadelo, cuenta con grandes zonas de sombra y en los meses de verano también cuenta con un bar.

¡Esperamos que las disfrutéis!